miércoles

Día 17: Miércoles 22 de Mayo. 2002. Ensenada - Ejido Eréndira

Hora: 7:45 AM. Temperatura: 21ºC. Humedad: 45 Presión B. 30.6

Como todos los otros días, amaneció soleado, ceso el viento fuerte y frío de anoche. Me despertó el ruido de los vehículos en la calle. Todo mundo se dirige a trabajar, los niños a la escuela, en fin, es otro día más de actividades en esta ciudad.

Ensenada.- La tercera ciudad en importancia en la península de la BCN. Con aproximadamente 400,000 habitantes, clima similar a Tijuana. A hora y media de camino de la frontera con los USA. Puerto de altura con una gran visita de turismo gringo, por tierra y mar. Hermosas bahías, hoteles, zona comercial y turística con tiendas de artesanías, mercado municipal, casas de madera antiguas de principios del siglo pasado, bares, etc. Flotas pesqueras, deportivas y comercial y un sinfín de actividades para el turismo. Empacadoras de productos del mar.

Lugar para abastecerse de todo lo necesario antes de emprender una larga travesía por la Baja California.

Su bahía fue descubierta en 1542 por Juan Cabriíllo, quien la llamó San Mateo. Posteriormente en 1602, Sebastián Vizcaíno la rebautizó con el nombre de Bahía de Todos Santos. No hay datos de que existieran habitantes aquí en esa época, tal vez por la falta de agua en la región. Se sabe que era visitada por tribus que venían de tierra adentro a pescar y a atrapar almejas. No fue sino hasta la época de oro de Real del Castillo en 1870, cuando cobró importancia como puerto.

Mal del estómago. Cruda. Resaca de los excesos de la fiesta. Mala noche. No quiero hacer nada, sólo descansar. Desayuno frugívoro únicamente. Descanso para el organismo. Moví El Cometa a la otra calle y me estacione en la otra esquina de la casa de la prima.

___ No la pasé bien anoche___ me comentó Claudina durante el desayuno en El Cometa.

___ No tenía ganas ni de hacerme de desayunar___, así que decidí venir a tomar algo de fruta con ustedes___ Después pasamos a casa de ella a bañarnos y desamodorrarnos.

Nos despedimos y enfilamos después del medio día con rumbo al sur nuevamente, siguiendo la ruta No. 1. No tenía un lugar exacto en mente hacia que poblado dirigirme. Había muchas opciones en el trayecto.

Km 15. -Camino pavimentado a Ejido Chapultepec. Y Estero Beach

Km 21. - Maneadero. Comunidad agrícola, famosa por la venta de aceitunas a orillas de la carretera, puestos de elotes y encurtidos de verduras, venta de tamales. Lugar para encontrar buenas ofertas. Aquí se bifurca la carretera hacia la derecha a: Punta Banda a 12 Km y a La Bufadora a 20 km. La ruta No.1, de la izquierda, lleva a la Baja California Sur.

En Punta Banda existen varias comunidades de gringos que ya residen permanentemente en ese lugar; en tanto que en La Bufadora, se puede admirar un chorro espectacular de agua de mar que sale expelida por un orificio en la roca y que se eleva por los aires alcanzando alturas de hasta 30 mt. o más, acorde con las condiciones de la marea y el viento.

Km 23. - Revisión del ejercito. Parada obligatoria. Aún no decidía en que lugar pasar el resto del día, así que continué manejando.

Km 41. - Ejido Uruapan. A la izquierda, área para acampar bajo un pequeño grupo de árboles.

Km 45. - Descendemos en una bajada muy empinada y sinuosa hacia el valle de Santo Tomás.

Km 48. - Desviación de tercería hacia La Bocana y Puerto Santo Tomás. La Bocana es el nombre que se le da al lugar en donde desemboca el Río Santo Tomas en el Océano Pacífico. Existen casas de gringos residentes en este lugar, así como las facilidades para salir de pesca con los pescadores del lugar. El puerto de Santo Tomás está un poco más al norte siguiendo la costa y también hay pangas de pescadores en renta para salir a pescar, así como renta de cabañitas para hospedarse.

Km 51. - Santo Tomás. Poblado con un campo para acampar “ El Palomar” junto a la carretera, con servicio de albercas y cabañas, espacios para RV. (vehículos recreativos), restaurante, gasolinera. El poblado es muy pequeño, la escuela primaria ya estaba cerrada al llegar aquí y sólo funciona en el turno matutino, así que seguimos nuestro camino.

clip_image001

Santo Tomás B.C.

Km 78. - Desviación a la derecha hacia el Ejido Eréndira. Carretera pavimentada(en tramos) a 21 km. Los primeros 10 Km están más o menos pavimentados, pero los otros 11, están en pésimas condiciones.

Cae la tarde. Son las 6:39 p.m. Los medidores indican; Temperatura: 20ºC.; Humedad: 45; Presión B. 30.2.

Estamos estacionados en el terreno del patio principal del DIF (Centro de Desarrollo Integral de la Familia) municipal del Ejido Eréndira, en las costas del Océano Pacífico. Está ubicado sobre una colina desde donde contemplo este pueblecito tan tranquilo, medio pescador, medio marinero, llevando con una mano el arado y con la otra el remo. Pueblo arriba. Mar abajo. Los alrededores bien cultivados, presentan a lo lejos el aspecto de un tablero de ajedrez, en cuyos cuadros varían de mil modos el color verde. Una pequeña biblioteca a nuestra izquierda, separada del cometa tan solo por una alambrada. Todo cerrado, esta unidad está en proceso de construcción. Tierra por todos lados. Remolinos de polvo por las calles. El pavimento aún no ha llegado a este lugar en ninguna forma, sólo la carretera de entrada al poblado, misma que termina aquí, en los acantilados a la orilla del mar.

clip_image003

El Cometa” en el terreno del DIF en el Ejido Eréndira BC.

El sol, se oculta ya. Sopla ahora un viento fuerte, frío, zumba, sacude al cometa, se cuela por algunas hendiduras, aún así, dentro, estamos calientitos, agradable.

Visitamos algunos campos agrícolas durante nuestro recorrido por el pueblo. Mucha gente viene de fuera a trabajar en las diferentes áreas de cultivo. Galerones de madera y techos de lámina albergan a familias provenientes de varios estados de la República, en especial, del Edo. de Oaxaca, los llamados “Oaxaquitas”, gente de la mixteca Oaxaqueña que viene aquí en busca de mejores salarios y son los que han hecho progresar esta región. Sociedades cooperativas que explotan en gran escala la agricultura y que exportan sus productos a los USA. Camiones usados, anaranjados, de los tipo escolares, comprados en los USA. se ven ir y venir por las colinas de los alrededores, llevando y trayendo a los jornaleros que trabajan estos campos. Una gran empacadora de los productos agrícolas, alberga en sus patios, contenedores en espera de ser trasladados a la Unión Americana con productos agrícolas de exportación.

Observamos como seleccionaban y empacaban alcachofas. Las que no pasaban el control de calidad, eran separadas en huacales.

Me acerqué a ellos y les pedí que me obsequiaran algunas de ellas.

___Tome las que quiera___, me dijeron. De inmediato escogí algunas de las más tiernas.

___Me llevo estas cuatro ____ Les dije, mostrándoselas.

___ Lleve más ___ me insistieron, a la vez que me ponían otra cinco más.

No queriendo verme despreciativo, aún a sabiendas que eran demasiadas para nosotros dos, las acepté. Los invitamos para la sesión astronómica que tendríamos en la Esc. Sec. al día siguiente. Platicamos con ellos un rato más, mientras veíamos sus manos moverse ágilmente, escogiendo y separando aquellas frescas bolas verdes grisáceos, cenizas, con escamas en forma de caparazón que terminaban en una punta, como la flama de una vela en un dibujo.

La gente del poblado esta habituada a estos vientos y al polvo, forma parte ya de su vida cotidiana, así como llega de repente, se va también. Se mueven, hacen sus tareas diarias, las veo entrar y salir de sus casas, van forradas como beduinos del desierto, cubiertas de pies a cabeza, con bufandas y paliacates que les cubren parte de la cara, evitando así el golpe de la arena fina. Saben que es algo inevitable, y que sus vidas tienen que continuar aún bajo estas circunstancias. Viento del Pacífico, viene del mar, del oeste. Dobla los pocos árboles que distingo desde la ventana. Pájaros que luchan por volar contra la corriente, se bambolean, suben y bajan, les cuesta trabajo mantener el rumbo. Una gaviota detiene su vuelo hacia el mar, se posa sobre una pila de pacas de algo como pastura para ganado. Reposa. Voltea de un lado a otro. Otea el horizonte, como calculando cuanto le falta para llegar a su nido, probablemente en alguno de los acantilados. El mar abajo se ve de un azul grisáceo, más gris que azul. El horizonte apenas se distingue. La luz se refleja sobre las nubes de polvo blanquecinas. Vehículos, del tipo pickup en su mayoría se ven subir y bajar las colinas, arrastrando tras de sí estelas de polvo que denotan su trayectoria por entre los sembradíos; algunos no los veo, pero sé que allá van, lo denota la columna de polvo.

Cuando llegamos a este lugar, después del medio día, la Esc. Sec. ya había terminado sus labores. Es la Secundaria Técnica No. 38. No pudimos hacer contacto con nadie. Mañana los visitaremos temprano para exponerles nuestro proyecto. Comimos frente al portón principal de la escuela, y posteriormente hicimos un recorrido por el poblado. Algo de infraestructura para el turismo. Pequeñas casas de huéspedes, motelitos, pangas de alquiler para salir de pesca, fonditas, tiendas de abarrotes, Delegación de Policía, donde el jefe de la estación nos dic el permiso para pasar la noche en el terreno del DIF. Mucha población flotante de acuerdo a la época del año. Casas en su mayoría de madera con techos de dos aguas, cubiertas de lámina de zinc. Luz y agua potable, teléfono. Hay brechas que llevan a pequeños campos ubicados a la orilla del mar, con letreros en inglés, muy en especial para los gringos que llegan acá para disfrutar del alto oleaje para el surfing o la pesca.

No se puede hacer nada afuera, así que Mari decidió irse a la cama. Espero el ocaso, ya falta poco, disfruto del atardecer polvoriento. Me bamboleo con el Cometa con cada ráfaga, siento como que estoy en alta mar, como un vaivén de cuna, como arrullar a un bebe para que se duerma.

Los terrenos abajo, cercanos al mar, los están regando, es riego por aspersión, distingo una nubecita blanca de gotas de agua, como rocío que el viento mueve a su antojo. Esto es un emporio agrícola.

Algunos campesinos pasan frente al Cometa, al verme me saludan. Nos ven como animales raros, se preguntarán que hacemos aquí a esta hora.

A obscurecido ya, la temperatura sigue descendiendo, el termómetro marca: 15ºC. El aire empezó a enfriarse y salieron las primeras estrellas. Mari ha preparado leche caliente con miel y pan dulce para cenar. Su alergia la trae con estornudo tras estornudo, es el polvo, la oigo sonarse la nariz una y otra vez.

Hoy llegué a los 58 años. Mari me cantó las mañanitas esta mañana al despertar. Es una gran ventaja acercarse a los 60, porque ya pronto tendré mi credencial del INSEN, ……… Jajaja.

Que dicha poder disfrutar de cada nuevo día así; nuevo paisaje en mi ventana, un lugar distinto, nuevas caras, nuevos entornos, cantos de gallos, mugir de vacas, gorjeo de aves, olor a mar, frescor, en fin…… ¡la vida misma! ¡tan simple pero tan maravillosa!

___ ¿Porque entonces debemos de preocuparnos tanto del mañana? ___

___¿ Es por lo regular que el día de mañana nos amargue el de hoy? ___

___ De lo que tenemos que cuidar, es del de hoy, para que no nos amargue el de mañana.___

“ Fernán Caballero” (de la novela, La gaviota)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario